Aplica a las mejores Universidades y Escuelas de idiomas en Francia

Servicio profesional y personalizado

Estudiar en Francia


¿Porque estudiar en Francia? 

Francia es un país ubicado en Europa Occidental famoso por sus playas en la Rivera y sus pistas de esquí alpino o ciudades fantásticas. Aquí podrás encontrar escuelas de primer nivel reconocidas internacionalmente por su excelencia académica y por la capacidad que tienen para captar estudiantes de todo el mundo. Los estudiantes internacionales representan el 10% de la población total de estudiantes universitarios franceses se estima que unos 250,000 estudiantes viajan de diferentes países para estudiar en Francia cada año.

Si decides estudiar en Francia podrás obtener una Licenciatura (que es el equivalente francés de una Licenciatura) o bien en tres años, una Maestría en dos años (cinco años en total si obtienes la Licenciatura y la Maestría juntos) o un Doctorado en tres años. Todos los estudiantes que escogen el sistema de estudio llamado Grand Ecole pueden obtener su título en cinco años, comparable a un título de licenciatura y un título de maestría. Cada universidad en Francia cuenta con una Oficina de Servicios de Carrera esta oficina tiene como objetivo ayudar a los estudiantes a encontrar pasantías y oportunidades de trabajo. Francia se preocupa en crear personas exitosas en todos los ámbitos sociales y escolares de la vida de sus alumnos, haciendo de Francia un lugar ideal para el estudio internacional.

5 Razones para estudiar en Francia

1. Educación de clase mundial

Las universidades francesas son reconocidas por su competitividad académica y están ubicadas en el top 100 del Ranking Mundial de Universidades QS y el Ranking Mundial de Universidades del Times Higher Education. También son muy reconocidas por el alto nivel de investigación y desarrollo académico que tienen, tanto en el campo de las artes y las humanidades como en los campos de ingeniería y técnicos. Cabe mencionar que en Francia las escuelas de negocios y administración, reciben siempre las más altas calificaciones internacionales y a menudo los alumnos que de aquí se gradúan logran integrarse en algunas de las compañías internacionales ubicadas en Francia, como L’Oreal, Renault y Airbus. Para aquellos estudiantes que deciden aplicar para las áreas de economía, comercio, ciencias o literatura, el sistema Grand Ecole ofrece una de las alternativas con mayor prestigio y competitividad universitaria en el país. A pesar de que los requisitos de admisión al sistema son rigurosos, los graduados disfrutan de una alta tasa de empleo y, a menudo, son contratados para puestos de alta dirección en empresas de corte mundial.

2. Haz valer tu dinero

Una de las más importantes ventajas sobre estudiar la universidad en Francia es su costo. Los estudiantes en universidades públicas tienen una colegiatura menor sin sacrificar la calidad de su educación. Hay 71 universidades públicas en Francia, cada una cuenta con un subsidio otorgado por el gobierno, esto permite reducir sus costos a los estudiantes universitarios a menos de 200 euros anuales para los residentes del EEE y menos de 3.000 euros anuales para los no residentes del EEE.

Aquellos alumnos que requieran apoyo financiero pueden solicitar una beca para cubrir su matrícula o para cubrir algunos de sus gastos generados por su estadía en el campus. Para aquellos estudiantes que desean asistir a una universidad privada los costos se incrementan alrededor de 10,000 euros anuales, y aquellos en el sistema Grand Ecole pueden esperar pagar alrededor de 7,500 euros por la Escuela de Negocios y hasta 25,000 Euros por la Escuela de Ingeniería. Es por eso de gran importancia que te tomes tu tiempo para investigar qué tipo de escuela es la mejor para el trabajo en curso.

3. Avance profesional

Es importante que sepas que contar con un título de una universidad francesa o de Grand Ecole es valorado y respetado a nivel mundial y sirve de guía para que los empleadores conozcan el potencial que los empleados pueden desarrollar en diferentes ámbitos profesionales y de esa manera ser personas preparadas para el éxito profesional y humano que les permita adaptarse a cualquier cambio. Para los estudiantes internacionales que desean regresar a sus países de origen después de haber obtenido su título. Francia les ampliara sus horizontes y aumentará sus habilidades para que puedan aportar nuevas ideas con una fuerte ética de trabajo a su carrera. Si tú decides permanecer en Francia, tu tiempo en la escuela reforzará tus habilidades lingüísticas, te ayudará a adaptarte a la cultura francesa y te dará acceso a un consejero profesional que pueda en caso de así necesitarlo ayudarte a encontrar una mejor opción en el mercado laboral actual. Una vez que concluyas tus estudios no solo Francia o tu país serán tu objetivo ya que debido a que el francés es el tercer idioma de negocios más hablado en el mundo, podrás viajar y trabajar en varios países. ¡Debes estar seguro que una educación francesa te da la oportunidad de soñar con posibilidades profesionales ilimitadas!

4. Experiencia cultural

Todo aquel estudiante que estudia en Francia estará rodeado por una gran cultura y una historia muy fascinante. Francia está llena de historia, arte, literatura y por supuesto de comida deliciosa y extravagante.

Paris es aclamado mundialmente como un centro cultural y financiero, pero también cuenta con ciudades como Lyon, Lille, Marseille and Toulouse en las que podemos encontrar universidades de un gran peso histórico para el país. una industria próspera y una sociedad vibrante. Muchos de sus museos y galerías de arte a menudo son gratuitos para cualquier persona menor de 26 años, y en ocasiones las empresas ofrecen un descuento para estudiantes, así que aun los estudiantes que viven en Francia con un presupuesto limitado tienen acceso a extender su educación más allá del aula

4. Viaja al extranjero mientras vives en el extranjero

Muchas universidades francesas, tanto privadas como públicas, ofrecen a los estudiantes la oportunidad de un intercambio internacional con otra universidad durante uno o dos semestres a través del programa Erasmus Exchange. Incluso si la otra institución internacional cobrara la matrícula, seguirá siendo gratuita para el estudiante que este bajo este programa, y los apoyos seguirán estando disponibles para gastos de manutención. Es gracias a este programa que los estudiantes pueden experimentar una cultura europea diferente fuera de Francia, o posiblemente incluso en Canadá o los Estados Unidos, mientras permanezcan bajo la tutela de su universidad francesa. Los estudiantes que no deseen solicitar este programa aún pueden aprovechar el eficiente transporte público de Europa entre ciudades y países, así como la región de Schengen (una política que permite viajar entre 26 estados europeos sin obtener una visa para cada país) para así poder explorar Europa en su tiempo libre. No hay duda de que las escuelas francesas ponen el mundo entre sus manos, tanto académicamente como culturalmente.